La industria marítima es vulnerable a los ciberdelincuentes

Para suerte de los hackers, las naves mercantes transfieren alrededor del 90% de la carga mundial, dependen en gran medida de los sistemas de automatización y monitorización remota con altos niveles de inseguridad sobre la información.

Las naves mercantes son cada vez más grandes y empiezan a hacer más uso de los sistemas electrónicos. Los marinos dependen más a menudo de la tecnológica que de sus propias habilidades, conocimiento y sentidos. La tripulación es cada vez menor a medida que se utilizan sistemas informáticos para la navegación, la descarga rápida, la manipulación y el seguimiento de mercancías en los puertos. Desafortunadamente, estos sistemas también son muy vulnerables a las amenazas cibernéticas.

Los investigadores han descubierto las fallas de seguridad en las tecnologías clave de las embarcaciones: en el GPS, el Sistema de Identificación Automática (AIS) marina y en el Sistema de Información y Visualización de la Carta Electrónica (ECDIS). Por ejemplo, el hackeo de un GPS podría desviar la nave de su ruta y que siguiera apareciendo en su ruta correcta. Esto podría provocar accidentes o retrasos en el transporte de las mercancías. Identificar en tiempo real la ubicación de cada contenedor durante todo el viaje y en cualquier parte del planeta, es una forma de gestionar servicios globales eficientes de la cadena de suministro.